Un sábado fresco

Al gran Roger, salud