Camino a cumplir 30 años, el Tetratlón de Esquel espera unos 350 deportistas

0

El 29 de septiembre Esquel vivirá la 29° edición de su Tetratlón, que conjuga el esquí con el mountain bike, el remo y el running. Se trata de una competencia deportiva de notable atractivo turístico, que recorre los paisajes más representativos de la ciudad y que este año espera contar con unos 350 participantes.
Food trucks, puestos de cerveza artesanal, una feria de artesanos y productores regionales, y un escenario que contará con la presencia de artistas locales, DJs y un locutor relatando las instancias de la competencia; completan la propuesta de la carrera de aventuras más importante de la zona.
Camino a sus primeras tres décadas de vida, el Tetratlón de la Ciudad de Esquel, conocido popularmente como “El Tetra”, consolida su proyección nacional, tanto en la expectativa que genera en materia turística como en el interés que suscita en deportistas de todo el país que reservan esta fecha en sus calendarios para no faltar a la cita.

Un circuito exigente
La traza total del “Tetra” comienza en el Centro de Actividades de Montaña La Hoya con un tramo de trote y nueve kilómetros de esquí y snowboard de mediana dificultad. Al llegar al predio del Club Andino, la competencia continúa con 37 kilómetros de mountain bike, en un recorrido que une La Hoya con la Laguna La Zeta, que incluye rápidos descensos con dificultades en el llamado “Cañadón de los Bandidos”.
En las aguas de la Laguna, los competidores realizan siete kilómetros de remo en kayak y al salir, deben completar 13 kilómetros de running por los alrededores del espejo de agua, hasta llegar a la meta. Se estima que entre cuatro y seis horas demanda para cada competidor cumplimentar la totalidad del recorrido.
El circuito más corto, en tanto, demanda entre dos y tres horas. Ambas modalidades recorren escenarios magníficos, representativos de la riqueza natural de Esquel, acercando los senderos de montaña con la laguna.
Al realizarse en primavera este evento, las aguas no están congeladas y la nieve es amable para los competidores. Asimismo, el clima es propicio para la llegada de visitantes, que disfrutan de compartir la jornada completa, con atractivos para toda la familia que en el predio de la Laguna La Zeta completan una oferta imposible de eludir.
El público suele concentrarse en la largada, en el descenso y el grueso en el predio de la Laguna, donde los emprendimientos gastronómicos, de artesanos y productores de la zona, y el escenario cultural completan el marco ideal para celebrar la llegada de los atletas a la meta.