Papelón

0

La selección nacional de básquet femenino quedó eliminada en la competición de los Juegos Deportivos Panamericanos que se disputan en Lima, Perú, por no contar con un juego de camisetas alternativa de diferente color a las del equipo adversario.
El conjunto nacional tenía que enfrentar a Colombia. “Las Gigantes”, así se las denomina, se presentó con camiseta azul cuando debía hacerlo de blanco. En frente estaba Colombia, que también fue de azul.
Argentina tenía que lucir el uniforme claro, para que la organización pudiera distinguir al local del visitante, como lo estipula el reglamento. También para que la televisión sea más ordenada. Pero la delegación nacional no reparó en el detalle que estaba establecido de antemano, lo que provocó que no pudiera salir a la cancha. Así perdieron los puntos y quedaron eliminadas.
La situación tiene un condimento adicional, y es que Colombia no accedió a esperar que llegara al estadio la indumentaria correspondiente, y pasado el tiempo límite para la presentación del equipo reclamó los puntos que le correspondieron reglamentariamente.

Pecados capitales
No es responsabilidad de la selección colombiana “bancar” a la Argentina por haberse distraido en el armado de los bolsos con los cuales se presentaron a jugar el partido.
En el nivel de alta competencia, este tipo de errores se pagan caros. Hernán Amaya, jefe de equipo, y Karina Rodríguez, Directora de Desarrollo del básquet femenino, renunciaron a sus cargos.