Mario Méndez estuvo en Mar del Plata presentando sus últimas obras

0

El escritor argentino Mario Méndez estuvo de paso por su ciudad natal y participó de la 7ma Feria del Libro Infantil y Juvenil. Acompañado de familia y amigos, Méndez brindó una charla acerca de sus últimas obras, “Para qué sirve una abuela” y “El que no salta es un holandés”.
Marío es marplatense de nacimiento, aunque desde el 85 está radicado en Buenos Aires. Sin embargo, le tiene mucho cariño a la ciudad, y esta presentación fue particularmente especial: porque pudo participar su padre, que llegó especialmente de Brandsen a verlo. “Es muy emotivo recorrer estas calles de mi infancia con él, reencontrarme con gente con la que me crié. Estoy muy contento de estar acá”.
La charla estuvo presentada por el colectivo LIJ Mar del Plata, un grupo que se formó como una suerte de espejo del colectivo homónimo de Buenos Aires del que Méndez forma parte. “Es un grupo con una clara tendencia política, un colectivo de escritores e ilustradores que estamos atentos a lo que pasa en la realidad y nos expresamos al respecto en el espacio digital. En un momento el Espacio Cultural Nuestros Hijos tuvo la idea de recopilar todo ese material que estaba circulando en Internet en un libro que se llamó Hasta la Vida, de una editorial pequeña pero pujante llamada Calibroscopio”. Después de publicar el libro, el grupo se convirtió en una especie de “foro” pero con más presencia y reconocimiento.
“Al poco tiempo, me contactaron amigas escritoras y bibliotecarias de Mar del Plata, y armaron una suerte de ‘filial’ marplatense de LIJ”, explicó Méndez.
Mario Méndez es un escritor prolífico, con más de 40 libros publicados para niños, niñas y jóvenes, y es profesor de profesión y de alma. Porque además de ser maestro de grado, también tiene mucho desarrollo de la enseñanza fuera de las aulas. Trabaja enseñándole a chicos en situación de calle, y coordina talleres literarios para diferentes Programas de la secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, en bibliotecas populares, centros culturales y comedores comunitarios. Además da talleres, ciclos y siempre encuentra espacios donde enseñar.