Anti-sistema, cuestionando la validez de los votos, y erosionando la democracia

0

Cuando vas a perder decís que te van a quitar la elección. Siempre funciona así. En un centro de estudiantes. En una sociedad de fomento. En un club. En una cámara comercial. En un sindicato. Y también en una contienda electoral.
Ayer el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, estuvo en Mar del Plata. Y sin pelos en la lengua acusó al Gobierno de ser capaz de la manipulación de los votos del recuento provisorio del escrutinio. Una absoluta irresponsabilidad que requiere de una respuesta muy enérgica del Gobierno. Porque lo dicho por el candidato kirchnerista no puede quedar así. Y menos en el contexto democrático y en la fragilidad que la oposición llevó a la política durante los últimos cuatro años, desde que les tocó no estar más en el poder.
La frase de Fernández es muy poco feliz. Para nada. No se debe poner en cuestión los procesos de los cuales sos parte. Ergo, la democracia. Porque, en definitiva, con su intento de parecer diferente termina siendo, verdaderamente, un operador anti-sistema. Y si hay algo que la Argentina no necesita más, son los anti-sistema que durante 12 años nos colocaron al borde del desastre social, económico, institucional y político.
Debería Alberto Fernández hacer un mea culpa. No es una persona poco inteligente, todo lo contrario. Es capaz y se ufana de ser docente de la Universidad de Buenos Aires. Pero ante la contundencia de sus dichos, al único que le cae mal la verborragia es a él.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here