Pastoral Social, agrietada y politizada

0

La Iglesia Católica acusó al Gobierno de imponer un “modelo de especulación”. Así lo señala el documento que este fin de semana escribió y redactó la Comisión Episcopal de Pastoral Social, en el marco de la Semana Social 2019 celebrada en el Hotel 13 de Julio de Mar del Plata.
Y dio varios indicios de que, políticamente, no avala la gestión. Uno de ellos es cuando monseñor Jorge Lugones dice que “el grado de desigualdad social en que estamos sumergidos es muy grave y peligrosísimo para nuestro país”. El otro, es cuando plantea una reforma del sistema impositivo para salir de un sistema de impuestos que, a su entender, es “confiscatorio” y -agrega- “padecemos”.
Ergo, en tiempos electorales la Iglesia Católica ha decidido lanzar un mensaje político y preelectoral, que atraviesa a la sociedad por el peso que en nuestro país tiene el catolicismo.
Sin embargo, lo que hoy denuncia Lugones no es demasiado distinto de lo que callaba en tiempos donde el kirchnerismo estaba en el poder. O sí. Lo de hoy no es tan grave como cuando el kirchnerismo estaba en el poder, y Lugones no decía nada al respecto.
Por entonces, se decía que en la Argentina había 5% de pobres, menos que en Alemania. Cuando en realidad el Observatorio de la Universidad Católica Argentina denunciaba que el indicador estaba por encima del 32 por ciento. ¿No era desigualdad, acaso, aquello? Los impuestos, por caso, generaban una presión fiscal mayor que la actual, y la Argentina era el país con presión fiscal más alta de la región.
Lamentablemente el foro no sirvió, en absoluto, para resolver algo que desde la paciencia y la templanza -dones que debieran abrevar en la Iglesia- tendría que empezar a reducirse, como la brecha entre argentinos. A un lado y otro de las diferencias políticas. Otra vez el saldo es deficitario, y pone de manifiesto que toda la dirigencia nacional está en crisis, aun la eclesiástica.