Desahogo

0

Argentina le ganó a Venezuela por 2 a 0 en el partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa América. Después de una clasificación ajustada, hoy el Seleccionado mostró una importante evolución en el juego.

Con una anotación temprana de Laurato Martínez, a poco de iniciado el partido, y la confirmación en el resultado de Giovanni Lo Celso, cuando el equipo se encaminaba al cierre del partido, la Selección Argentina ganó y convenció. Y eso es lo importante.
Ahora viene Brasil, que ayer le ganó por penales a Paraguay luego de empatar 0 a 0. Será un partido duro, por ser un rival que siempre es exigente, cualquier sea su presente. Y será por las semifinales de la competencia en la casa de la selección brasileña. Ni más ni menos. Mucho en juego.
Para el análisis queda un juego mucho mejor de los dirigidos por Leonel Scaloni. Que entendió que puede jugar con tres delanteros como Martínez, Sergio Agüero y Lionel Messi, aunque éste se muestre un poco más retrasado para hacer de enganche.
En defensa hubo solidez. Tanto de Germán Pezella y Nicolás Otamendi, como de Foyt, se pudo ver aplomo en la saga central y despliegue por las puntas. Y eso facilitó la tarea de Franco Armani, aunque tuvo algunas respuestas exigentes para el arquero de River Plate que respondió con mucha solvencia bajo los tres palos.
En el futuro inmediato, entonces, está Brasil. Un clásico para el continente y una rivalidad especial para unos y otros. En todas las categorías en las que se enfrentan, por la competencia que sea, siempre hay duelo entre ambos. Y esta no será la excepción. Aunque ahora, solo por la tarde y noche de hoy, el desahogo sea la características común para los argentinos.