Alfredo Antoniucci y el plan de forestación municipal

0

En el marco de la comisión de Producción del Concejo Deliberante, los concejales integrantes de la misma se reunieron con la Unión de Producciones Regionales Intensivas de UCIP.

En esta oportunidad, el sector del viverismo estuvo exponiendo las necesidades y proyectos que tiene para la ciudad, encabezado por uno de los máximos referentes locales de la actividad, Alfredo Antoniucci. También participó del encuentro el titular de la UPRI, Alejandro Lamachia.
Guillermo Volponi, presidente de la comisión de Producción, contó que se trató de una reunión interesante, donde el sector relató como han sido los últimos años, en particular desde que se modificara la ordenanza que regulaba todo lo atinente a la parquización de los espacios públicos y la forestación de parte de los vecinos frentistas.
“Desde que se produjo este cambio, -relató el concejal del PRO-, hace diez años, el sector viverista padece el achicamiento del mercado local, ante la falta de sanciones para quienes no cumplen con la legislación vigente. Por eso Antoniucci trajo a esta comisión una serie de propuestas, para revitalizar ese sector que van a ser trabajadas en el marco de la adecuación de las normas locales a la ley provincial que rige para todo el territorio bonaerense”.
Antoniucci propuso que se trabaje, en la ciudad, en el marco de lo que establece la ley provincial, que ya se aplica a través de la adhesión en municipios como Tigre y San Fernando. Esto generaría la obligatoriedad de los frentistas a mantener sus veredas con ejemplares que no tienen un costo elevado, hoy rondan los 200 a 250 pesos. “Pero en el caso que el vecino no lo hiciere -explicó Antoniucci- también la Municipalidad podría aplicar un programa de forestación urbana, lo cual generaría un beneficio ambiental a la ciudad y mayor actividad comercial a los viveros, que en los últimos años han perdido ejemplares teniendo que tirarlos porque no se venden”.
En ese marco, los concejales asumieron el compromiso de trabajar para adecuar la legislación municipal a la provincial, y revitalizar la ciudad desde la forestación, tanto en las calles como en los grandes espacios públicos como parques o plazas.