Para Alberto Rodríguez “la (actual) planificación de ciudad está en clave analógica”

0

Nuestra Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP) cuenta con la usina de académicos y profesionales, graduados en distintas disciplinas, con la capacidad para realizar un aporte fundamental en materia de un proyecto que ubique a la ciudad en las coordenadas de frente al futuro, como es el caso de las smart city.

Desaprovechar ese think tank del conocimiento sería dejar pasar al tren de la historia y evitar abordarlo por el solo hecho de no entender hacia dónde conduce. Hacia la historia misma, que se está por escribir.

Son pocas las ciudades de la Argentina que cuentan con la posibilidad que el Estado le ofrece a Mar de Plata, de tener una universidad pública, con importantes facultades. Y por la demanda local, Mar del Plata cuenta con dos universidades públicas -la otra es la UTN- y tres universidades privadas como Fasta, Caece y la Universidad Atlántica. ¿Cabe preguntarse, entonces, por qué todavía no se alcanzó el objetivo de smart city?

En la UNMDP anida el conocimiento humano. Y de ese conocimiento puede partir la visión. El faro que nos ilumine hacia donde puede ir una iniciativa de ciudad inteligente. Frente a este desafío singular, EL GUARDIAN MDP requirió la opinión de la casa de altos estudios.

El Mg. Alberto Rodríguez, Secretario de Comunicación y Relaciones Públicas fue la referencia para dialogar sobre este tema tan apasionante y, a la vez, comprometedor: el futuro, la visión, las estrategias, las decisiones y, por sobre todo, la posibilidad de introducir a la ciudad en un mundo actual, en nuevas coordenadas, las de las smart city.

Lee también: Mar del Plata, el concepto smart city y como ser una de ellas

EGMDP: – ¿Puede Mar del Plata aspirar a convertirse en una ciudad inteligente?

AR: – Si, DEBE aspirar a convertirse en una ciudad inteligente. Frente estos temas debe interponerse una visión, hay que hacer caso omiso a los posibilistas.

Una analogía necesaria es tomar el célebre discurso de John Kennedy en la Universidad de Rice. “Entonces, ¿qué es lo que nos falta? Nos falta visión; mirar más allá de nuestro entorno inmediato; pensar en algo grande para nuestro país, pero posible de alcanzar; ver las oportunidades que tenemos al alcance de la mano; contrastarlas con nuestros recursos; convencernos de su factibilidad; decir “esto es posible, lo vamos a hacer”, y hacerlo… Nosotros elegimos ir a la luna. Elegimos ir a la luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles, porque ese objetivo servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y habilidades, porque ese desafío es uno que estamos dispuestos a aceptar, uno que no estamos dispuestos a posponer, y uno que pretendemos ganar, y los otros, también. Bueno, el espacio está ahí, y vamos a escalarlo, y la luna y los planetas están ahí, y las nuevas esperanzas de conocimiento y paz están ahí”.

Mar del Plata tiene un sueño, ser la ciudad inteligente. Bajo este objetivo podemos ir solucionando otros problemas profundos y de demanda acuciante en nuestro Municipio.

Si los patriotas de Mayo se hubiesen quedado esperando cruzados de brazos, el domingo pasado no celebrábamos nada.

El plan estratégico es del siglo pasado. Pensado en clave analógica, es un insumo insoslayable pero debe ponerse en revisión. Se necesita un aporte esencial del sistema educativo, nueva gobernanza y el empresariado que se anime e invierta.

EGMDP: – ¿Cuáles identifica como los pasos necesarios que se deberán dar para lograr ese objetivo?

AR: – La visión y la vocación por llevarlo a cabo es el paso que necesitamos como sociedad. Creer en nosotros, asumirlo como política de Estado,  tenemos que pensar más allá del gobierno de turno.

Poner en marcha el proyecto desde el Municipio en forma conjunta con los sectores políticos, del conocimiento, de la producción y el trabajo. Es indispensable involucrar a las juventudes de nuestra comuna.

Se necesita consensos, nuevas culturas, más y mejor educación, nueva gobernanza y el empresariado que se anime a invertir.

La planificación como ciudad está en clave analógica, concebida en el siglo XX para un entorno y un mundo del que queda muy poco.

EGMDP: – Si hubiera que calendarizarlo, ¿a qué distancia de tiempo -en qué año- piensa que podría alcanzarse ese objetivo?

AR: – Si nos ponemos a trabajar mañana, deberíamos lograrlo en el 2030.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here