Tiempos difíciles

0

Ni Peñarol ni Quilmes tuvieron una buena temporada de Liga Nacional. Pero para los milrrayitas quedará siempre grabado en sus retinas el triunfo de anoche sobre el cervecero. Porque fruto de esa derrota, Quilmes tendrá que definir la permanencia en la máxima categoría.

Y no será un play out más. Del lado contrario de la cancha estará un grande con historia en la competencia como Atenas de Córcoba, que ayer perdió contra Estudiantes en Concordia y por eso también será el otro equipo que intentará no descender al Torneo Nacional de Ascenso de la temporada próxima.

Los cerveceros no la pasaron bien. Llegaron al clásico contra Peñarol con la presión de la hinchada, que en la semana previa había calentado el entorno con pintadas en el Polideportivo, amenazantes, para los jugadores. Les reclamaban no perder contra el máximo rival. Nada más y nada menos que eso.

Luego del cotejo, otra vez el escenario municipal tuvo que padecer la disparatada situación de ser vandalizado por los hinchas del tricolor. No pudieron tolerar ser vencidos y arremetieron contra las paredes y otras partes del Polideportivo. Lo denunció públicamente el Presidente del Ente Municipal de Deportes (EMDer), Carlos López Silva, mediante su cuenta de twitter.

Los que vienen no serán días sencillos para el plantel, el cuerpo técnico y la dirigencia de Quilmes. Porque además de soportar el mal momento deportivo del equipo y la acuciante situación de tener que definir la permanencia contra Atenas de Córdoba, también tendrá que apaciguar el frente interno con los barras y la gente, que no quiere otro descenso del equipo. Tiempos difíciles, a no dudarlo.