Irresponsables, autoritarios y antidemocráticos

0

En las últimas semanas se ha oído de boca de dirigentes de la oposición, algunos incluso con mandato de Legisladores, decir “el Gobierno está de salida”, y acompañado a eso agregar que “no pueden tomar decisiones porque el tiempo está agotado”.

Las expresiones atacan la investidura de los Ejecutivos elegidos en 2015 como el caso del Presidente de la Nación, Mauricio Macri; la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; y en nuestra ciudad el intendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo.

Pero no podemos dejar de observar que estas expresiones –indistintamente de quienes las propinen pero en boca de Legisladores son gravosas, por cierto-, son cuanto menos irresponsables y que rozan el autoritarismo. Seguro, no reconocen las instituciones de la República ni la división de poderes, y pretenden imponer un predicamento plagado de politiquería barata, erróneo, intentando hacer creer a una parte de la sociedad que todo está terminado y ahora tiene que venir algo distinto.

Esta mañana, otra vez, la frase resonó los medios de comunicación marplatenses. En este caso fue el dirigente de la Asociación de Maestranza de casinos, Segundo Roberto “Chucho” Páez, quien en diálogo con FM 99.9 indicó que la gobernadora Vidal no puede decidir el cierre de los casinos provinciales de Necochea y La Costa, porque el suyo es un gobierno que se está terminando (sic) y por ende “debería dejar ese tipo de decisiones para el próximo que venga”.

Debería hacer memoria Páez, honesto en lo personal pero errado en la praxis política, a quien se lo recuerda como un militante sindical y social, que dio batallas contra el duhaldismo y el menemismo en los noventa cuando todavía se enrolaba en el radicalismo y luchó para impedir la provincialización del juego antes de que los casinos pasaran desde la órbita de Nación a Provincia, que los mandatos duran hasta el último día de gestión, como duró su concejalía en un período anterior en el Concejo Deliberante local.

Tal vez ahora que integra las filas de kirchnerismo, porque de hecho alterna como concejal suplente de Unidad Ciudadana cuando alguno de los ediles titulares se toma licencia, haya cambiado su manera de entender la institucionalidad. No advierte con claridad que todos los mandatos, desde el Presidente hasta el suyo como concejal, están para ser cumplidos. Y es en función de eso que los ciudadanos que fueron elegidos para gobernar deben hacerlo hasta el último día de su gestión. Ergo, Vidal, Macri, Arroyo y todos los ejecutivos que asumieron en 2015. Se los eligió para que tomen decisiones de Estado hasta el 10 de diciembre de 2019.

Declaraciones irresponsables como estas, y Páez no es el único que las pronuncia, solapan desprecio por la institucionalidad. Es como si dijeran la institucionalidad soy yo y nadie más que yo. Porque en definitiva, decir a ocho meses del final del mandato-aunque viene de antes, también- que porque habrá elecciones en octubre ya no se puede decidir qué hacer al frente de un Gobierno, es una burla a los millones de ciudadanos que eligieron a un gobernante. Hay que ser mucho más cuidadoso con lo que se dice, porque el límite entre lo democrático y lo antidemocrático no solo es por medio de la violencia física, en ocasiones como estas, la dialéctica también puede ser catalogada como “golpista”.