La mala alimentación mata a 11 millones de personas en el mundo

0

Comer mal, sea por poco de algunos alimentos o por mucho de otros, está relacionado con 11 millones de muertes en el mundo al año, según un estudio que publica hoy The Lancet. El exceso de sal y la falta de cereales integrales y fruta están asociados a estas cifras mortales.

Estos números representan casi a una quinta parte de los 57 millones de muertes al año en el mundo y es superior a las defunciones por el cigarrillo (7 millones, según la Organización Mundial de la Salud, OMS), el cáncer (8,2 millones), los infartos (5,5 millones) y la obesidad (2,8 millones).
Estos 11 millones se distribuyen entre muertes por enfermedades cardiovasculares (10 millones), cánceres relacionados con la alimentación como los de colon (900.000) y diabetes (300.000). Todos estos aspectos están relacionados entre sí por lo que hay muertes relacionadas con la nutrición que se manifiestan como cáncer.

El trabajo lo ha financiado la Fundación Bill y Melinda Gates y se basó en el recopilamiento de datos de la ingesta de 15 nutrientes en 195 países. En concreto se estableció que es mala una dieta baja en frutas, vegetales, legumbres, granos integrales, nueces y semillas, leche, fibra, calcio, ácidos grasos omega-3 de alimentos marinos, grasas poliinsaturadas o alta en carne roja, carne procesada, bebidas azucaradas, grasas trans y sodio (cuya principal fuente es la sal).

Dentro de este complicado balance (ingerir menos de una cosa y más de otra) los autores afirman que el estudio confirma “lo que muchos pensaban”: “Que una dieta pobre es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo”, en palabras del autor principal del artículo, Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington. Por eso Murray va más allá, y apunta a que hay que redefinir las campañas para las buenas prácticas en nutrición.
“Mientras el sodio, la sal, el azúcar y la grasa han estado en el foco del debate en las dos últimas décadas, nuestro trabajo apunta a que los principales factores de riesgo en las dietas son el elevado consumo de sodio, pero también la baja ingesta de comidas saludables, como cereales integrales, fruta, nueces y semillas y vegetales”, afirma. El exceso de sal y la insuficiencia de granos integrales y frutas son responsables de la mitad de esos 11 millones de muertes, según el estudio.

El grupo de expertos, en el que también hay representantes de la Universidad de Harvard, ya había evaluado la situación en 1990, y desde entonces los fallecimientos asociados a desajustes en la dieta han aumentado en ocho millones, aunque ellos lo atribuyen más al aumento de población que a otros factores.
El trabajo ofrece una clasificación de los 195 países que ha estudiado. Israel, Francia y España son, en este orden, los tres cuyos hábitos alimenticios menos muertes causan, con menos de 90 fallecimientos por 100.000 habitantes (unas 40.000 muertes para el caso español, el 10% del total). Les siguen Japón y Andorra. El primer país americano es Perú (puesto 9), seguido de Bermudas (18), Puerto Rico (20) y Canadá (22). Argentina, se ubica en el puesto número 62,