La verdad detrás del bloqueo al puerto

0

“Vergüenza ajena”, dijo el presidente del consorcio portuario Martín Merlini que le provoca la actitud de los empresarios Emilio Bustamante y Alberto Ovejero, frente al bloqueo que realizan en el puerto marplatense. Hay preocupación ante la decisión de estos operadores de no permitir la actividad económica cerrando el acceso a la estación marítima desde ayer.

Terminal de Contenedores 2 S.A. (TC2) y la cooperativa Hipocop son dos empresas -más allá de ser sociedades anónimas o cooperativas- que se desempeñan en el muelle 2 del puerto de Mar del Plata.

Esta mañana, en diálogo con la 99.9, el presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Martín Merlini, respondió de manera contundente al bloqueo que llevan adelante esas dos empresas, y señaló que el origen del conflicto es que “consideran que tienen derecho de preferencia sobre un lugar en que hace dos años y medio ocupan pero cuyo permiso está vencido”.

¿Dos años y medio de conversaciones e intentos de acuerdos, por las buenas, no fueron tiempo suficiente para que la TC2 y la cooperativa de estiba pusieran en orden esa situación? Parece que no.

 

Derechos caídos

Ayer por la mañana, la TC2 y la Hipocop iniciaron un brutal bloqueo de acceso al puerto, negando la operatoria marítima en toda la estación. No pudieron ingresar ni los colectivos de transporte público de pasajeros, lo que hizo que la gente tuviera que bajarse a muchas cuadras antes de su lugar de trabajo e ingresar a pie.

Esta situación, como la obstrucción a la actividad productiva, promovió la denuncia que el Consorcio realizó en la sede de Prefectura y que puede leerse en EL GUARDIAN MDP bajo el título “Denuncia judicial por bloqueo de accesos al puerto”.

Como señalara Merlini en la entrevista radial, el fondo de la cuestión es el uso ilegal del espacio público portuario provincial: “cuando estamos llamando a oferta pública por el predio actual que están utilizando, y que está vencido desde hace dos años y medio y ante la necesidad de que tienen que presentarse a una oferta pública sin ningún tipo de preferencia, pretenden hacer valer algún tipo de derechos”.

Merlini le puso nombre y apellido a quienes están detrás del bloqueo: “se trata de Emilio Bustamante, que además es director del Consorcio y tuvo todas las oportunidades para expresar su punto de vista en las reuniones de Directorio, y Alberto Ovejero“. Para el titular del ente oficial ambos empresarios “son los responsables de un bloque salvaje, que inició ayer y continúa”.

La situación es preocupante. Porque detrás del reclamo por la conservación de un predio estatal sin tener derechos en el mismo y oponerse al llamado a licitación pública nacional e internacional, se esconde un accionar “cuasi mafioso”, en la calificación de Merlini hacia la actitud de los operadores, pero que, además, es llevado adelante por un integrante del Directorio y dos empresas privadas, en contraposición a los intereses del resto de los players de la actividad económica marplatenses.