El misterio de la desaparición de Maddie llega a Netflix

0

Netflix estrena este viernes el “El enigma de Maddie”, una serie documental que recorre la desaparición de Madeleine McCann, la pequeña de tres años que se “esfumó” del departamento en el Algarve, Portugal, en mayo de 2007. El hecho tuvo trascendencia a nivel mundial y conmocionó a todos.

En ocho episodios de una hora, la serie intentará contar lo más subjetivamente posible, los hechos del 3 de mayo, día en el que la niña desapareció de su cuarto en un resort además de poner la lupa en la investigación que llevó a cabo en su momento la Policía portuguesa, sumándole todas las pistas que se fueron tejiendo a lo largo de todos los años que duró el proceso.

 

Con un presupuesto que superó el millón de euros por capítulo, se reconstruyen todas las teorías que surgieron en torno al hecho. Los padres de la menor, Gerry y Kate McCann, que siempre tuvieron algún grado de sospecha, se negaron a participar de la producción. El portavoz de la familia, Clarence Mitchell, en declaraciones a The Guardian sostuvo que ellos “no entienden cómo la serie pretende contribuir en la búsqueda de la pequeña, y por esos motivos rechazaron colaborar con los productores”.

En su lugar, la producción decidió incluir entrevistas con los detectives portugueses que participaron en la investigación inicial del caso -entre ellos Gonçalo Amaral, el policía que considera que los padres de Maddie la mataron y luego se deshicieron del cuerpo- y numerosos periodistas que cubrieron el suceso. También ha colaborado Brian Kennedy, el millonario que fundó la búsqueda inicial de la pequeña, y Julian Peribanez, el investigador privado contratado por la familia.

 

Recordemos que las numerosas contradicciones en las declaraciones de los padres, y los misteriosos rastros de sangre en la habitación y en el coche alquilado por la familia, llevó a la Fiscalía local a declararlos presuntos implicados en la desaparición de la niña, pero la falta de pruebas determinantes hizo que las autoridades nunca ordenaron su detención.

 

El documental explora varias teorías sobre el destino de Maddie, entre ellas las del inspector Amaral, quien afirmó en 2010 que la pequeña murió accidentalmente después de que sus padres -ambos médicos- le dieran medicamentos para dormirla. Otra teoría es que la pequeña fue raptada y asesinada por un pedófilo local -en los años anteriores a la desaparición de la pequeña se registraron varios asaltos sexuales de menores en varias poblaciones del Algarve-, o que fue robada por una red de traficantes de niños.

Una última explicación es que la pequeña se despertó y, al no encontrar a sus padres en casa, salió en busca de ellos y cayó en un pozo cercano, o en las obras que se estaban realizando cerca del resort, quedando sepultada cuando el trabajo recomenzó al próximo día.

 

En 2008 la Fiscalía portuguesa formalmente archivó el caso y exoneró a los McCann. Ellos lograron que en 2011, Scotland Yard reabriera el caso y actualmente la investigación sigue en marcha.