Cómo bajó Islandia el alcohol, cannabis y tabaco entre los jóvenes

0

Fue un cambió de paradigma para revertir hábitos de consumo de sus jóvenes. Hoy luce excelencia académica y mejores indicadores socioculturales. La construcción de una ciudadanía sana al servicio de los intereses nacionales, no ajenos.

En un mundo complicado, Islandia logró modificar los hábitos de consumo de sus jóvenes con algunas reformas estructurales, que permitieron mejorar la calidad de vida de todos.
Tan drásticos y concretos son los resultados que los medios de comunicación más importantes del mundo han puesto el foco para mostrar lo conseguido. En este caso, mediante un video que produjo el Diario El País, de España, se puede ver claramente indicadores irrefutables en materia de valores sanitarios y consumos sociales, además de estrategias desarrolladas por el estado de Islandia durante años, que fomentaron la mejora continua.
Polémicos pero efectivos, en algunos casos con las medidas, los islandeses lograron reducir el consumo de alcohol, marihuana y tabaco. En 1998 el consumo de alcohol entre los adolescentes llegaba al 42% y en 2016 bajó al 5%. Lo mismo pasó con el cannabis, que pasó del 17% en el ’98 al 7% en 2016, y con el tabaco, que bajó del 23% al 3% entre 1998 y 2016.
Los gobernantes decidieron tomar el problema con seriedad. Pasaron, en 20 años, de tener la población joven con mayor consumo de alcohol a contar con la juventud con mejores hábitos saludables del mundo. Endurecieron la política de lucha contra las drogas pasando de las charlas libres sobre cannabis a leyes más restrictivas. Y acompañaron esas decisiones con fomento al deporte y el arte mediante un sistema de becas, elevación de la mayoría de edad hasta los 18 años y restricción para la circulación de menores en horarios nocturnos.
Virtuosamente, hoy Islandia tiene mejores indicadores académicos, una vida familiar mucho más desarrollada que genera mejores vínculos y un estado con proyectos juveniles serios y bien definidos. Digno de imitar.