1 por 1 los candidatos a intendente: Juan José Anastasía

0

Juan José Anastasía proviene del socialismo. En los ochenta, cuando militaba fuertemente por los ideales del partido que a nivel nacional Juan B. Justo, Alfredo Palacios y Alicia Moreau le habían impuesto su impronta, él caminaba en las filas del tradicional Socialismo Democrático. El mismo de intendentes y referentes emblemáticos de la ciudad como Juan Fava, Rufino Inda, Teodoro Bronzini y Jorge Lombardo, entre otros que fueron parte de las generaciones que forjaron Mar del Plata.
Pero hoy en día la historia lo vuelve a poner de frente a una elección local, intentando llegar a la intendencia de la ciudad en la que nació el 3 de noviembre de 1955, en una casa construida por su padre en Luro y 188. En el corazón de lo que los marplatenses conocimos como el barrio “La Juanita”. Fue dos veces concejal, la primera en el bloque de la Unidad Socialista desde 1987 hasta 1991. Luego, entre 1997 y 2001, fue uno de los dos primeros concejales que tuvo Acción Marplatense. Pero nunca se alejó de su raíz, el Socialismo Democrático. De hecho, fue un grupo importante de militantes del PSD el que contribuyó con su experiencia e inserción territorial a la conformación del partido vecinal de Gustavo Pulti.
Tiene por delante una parada compleja: deberá filtrarse entre la polarización que a nivel nacional se producirá entre Cambiemos y Unidad Ciudadana. Es lógico que así sea, porque se trata de una elección donde se eligen gobernantes ejecutivos en todos los órdenes. Y donde el actual Presidente Mauricio Macri competiría contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
En el plano local, las cosas no son fáciles pero él conoce mucho el paño. Sabe que Mar del Plata es una ciudad que siempre se diferencia del resto a la hora de votar. Incluso aquí se han producido los cortes de boleta más reconocidos del país. Uno de ellos fue en 1995, cuando a otro socialista, Daniel Medina, le arrojaron más de la mitad de los votos que había sacado la fórmula presidencial integrada por José Octavio Bordón y Carlos “Chacho” Álvarez, desde el FREPASO. ¿Por qué no creer, entonces, que puede filtrar su boleta entre la intensa lucha que darán, claramente, quienes resulten ser candidatos de las fuerzas mayoritarias?

En números
EL GUARDIAN MDP tuvo acceso al último monitoreo de opinión pública realizado por la consultora Managment & Fit en enero, donde relevó 600 casos de marplatenses entre 16 y 70 años, todos en condiciones de ir a votar.
Anastasía aparece con un nivel de conocimiento del 21,9% entre esos electores.
Cuando la encuestadora le preguntó a los entrevistados acerca de la intención de voto de cara a las elecciones, el exconcejal socialista recibió un 10,2% de opiniones favorables y que lo votarían, mientras que tuvo un 32% que no lo harían. No obstante, y en medio de esos “piso y techo estadísticos” aparece un elemento disruptivo: el 48,1% “no lo conoce”.
Cualquier desprevenido podría subestimar ese dato, sin embargo en los campamentos socialistas se entusiasman con el mismo. Entienden que “una campaña organizada, con una estrategia clara y bien dirigida, puede ser la clave para crecer en la intención de voto de cara a las elecciones”. Así lo afirman -también- sus más cercanos colaboradores.
El socialismo tiene, aun hoy, una muy buena imagen sobre los marplatenses. La construcción del sistema público de educación municipal es uno de los hitos más recordados de las gestiones de dicho partido. Por eso no es extraño que cuando se pregunta a la gente sobre la imagen que tiene el Partido Socialista, un 35% diga que es “buena” y un 4,9% que es “muy buena”, alcanzando casi un 40% de valoraciones positivas. Mientras que para el 21,5% la imagen es “mala” y para un 3% es “muy mala”, totalizando un 24,5% de valoraciones negativas. La diferencia es claramente favorable, en 15,5 puntos porcentuales. Esta es una de las fortalezas que exhiben desde el sector,y que los entusiasma fuertemente.
Dentro de estas directrices tendrán que trabajar quienes deseen que Anastasía sea intendente. Y, sobre todo, en algo que los socialistas saben hacer bien: ir a caminar los barrios y los sindicatos, hablar con los comerciantes y empresarios -esto lo hace la mayoría- y plantear soluciones municipales a los problemas de la gente. Porque, en definitiva, el marplatense espera de un intendente que le asfalte la calle, le ilumine la vereda, le traiga el agua corriente y la cloaca, facilite la llegada del gas y la luz, y que la educación y la salud municipal sigan siendo baluartes de una ciudad con base solidaria y proyección de crecimiento real. Si se logran hacer bien esas cosas, su slogan de campaña, “#Vivir mejor”, podría reflejar lo que cada habitante de esta ciudad espera para los años por venir.