1 por 1 los candidatos a intendente: Gustavo Arnaldo Pulti

0

El exintendente de General Pueyrredon, Gustavo Pulti, tiene aspiraciones a volver a ocupar el despacho principal de la Municipalidad. Lo ha dejado trascender en dos apariciones públicas con vecinos, y eso hace que las fuerzas políticas lo “midan”.
Ya gobernó Mar del Plata entre los años 2007 y 2015 por Acción Marplatense. Fue concejal desde 1989 hasta 2007, llegando por distintas alianzas. Primero, con el FREJULI (1989-1993) en la misma elección donde fue presidente Carlos Menem, él iba en esa boleta en el plano local. Luego renovó con el movimiento vecionalista que conducía el exintendente Mario Roberto Russak (1993-1997). Y desde 1997 con un armado propio -Acción Marplatense- impulsado por militantes del histórico socialismo democrático, el MID, vecinalistas y empresarios referentes de los sectores productivos de la ciudad. El desembarco fue de lleno en la política local, configurándose como un actor fuerte durante dos décadas.
La clave de Pulti para competir por la intendencia estuvo en que siempre fue elegido concejal en los años en los que no se votaba para intendente. Es decir que cuando tenía que “jugar” por el sillón mayor, lo hacía con la tranquilidad de planificar desde la banca, de cara a las elecciones. Y si le iba mal le quedaban dos años más para recomponerse, siempre desde el Concejo Deliberante.
EL GUARDIAN MDP accedió a un monitoreo de opinión pública realizado durante enero por la consultora Management & Fit. Hoy vamos a develar los datos que el estudio recogió entre 600 marplatenses en condiciones de votar (entre 16 y 70 años), sobre el candidato Gustavo Arnaldo Pulti, fundador de Acción Marplatense.

Los números de Pulti
Es uno de los cuatro dirigentes políticos municipales con mayor nivel de conocimiento entre los marplatenses. Alcanza al 97,1% en este trabajo, solo superado por el actual intendente Carlos Arroyo. Eso lo pone en el techo de su capacidad de convencer a nuevos electores, una situación incómoda para lo que viene, que es el intento de repunte de imagen. En la Mar del Plata contemporánea, puede decirse que “la gente ya lo conoce”.
Cuando se le preguntó a los vecinos acerca de la intención de voto por Partido Político, curiosamente Acción Marplatense no aparece en el lote donde la gente dice que lo votaría claramente, y se lo encontró en el 2,6% correspondiente a “otros”, con apenas un 0,4% de identificación de voto para AM y un 0,7% para Gustavo Pulti. Sin embargo, eso no definirá la elección con Pulti de candidato a intendente. Porque cuando se midió la intención del voto del elector hacia el postulante, un 40,8% definió que “lo votaría”, aunque un 54,1% expresó que “no lo votaría”. En ese mismo tramo del cuestionario, apenas 1,8% de los entrevistados dijo no conocerlo y 3,2% no se expresó acerca de su postulación.
Es más que evidente el fuerte personalismo que la figura de Pulti le ha dado a su gestión como también a la identidad de Acción Marplatense, que no ha podido “independizarse” con éxito de la figura del exintendente. Pruebas al canto, la elección de 2017 donde el candidato de su partido apenas logró alcanzar un poco más del 4% del total de los votos válidos.
La que viene será una elección particular. Con la comuna en juego, y donde Pulti apostará a varias cosas: que la gente recuerde obras realizadas durante su gestión, que lo comparen con el actual intendente, y poder aliarse a una candidatura presidencial que le permita estar dentro de la polarización nacional.
Fuentes cercanas a su campamento señalan que de ser por él, llevar la boleta de una eventual candidatura de Cristina Fernández de Kirchner sería óptimo. Pero de no lograrlo, su pragmatismo le puede permitir aceptar ir con la candidatura de Sergio Massa en la categoría presidencial. Habrá que esperar para ver. Todavía hay tiempo para eso.